martes , diciembre 18 2018
Home / Retro / De un desodorante a un himno noventero: La historia detrás de “Smells Like Teen Spirit”
Nirvana

De un desodorante a un himno noventero: La historia detrás de “Smells Like Teen Spirit”

Sin pensarlo dos veces, Nirvana ha sido una de las bandas que más ha influenciado los 90. A la par de que en esa época la electrónica estaba teniendo un gran auge, en Aberdeen, Washington, el grunge estaba surgiendo de una manera bastante poderosa y su principal exponente, queriéndolo o no, fue Nirvana. ¿El himno con el cual esta banda se volvió más que famosa? “Smells Like Teen Spirit”, una canción que fue lanzada un 10 de septiembre y que hasta la fecha es recordada por ser un símbolo de rebeldía contra el sistema y lo estándares impuestos a la juventud en esos días.

Todo comenzó con un desodorante…

No todo es como parece, ya que en realidad la rebeldía no era un movimiento social, sino algo más que tenía que ver específicamente con un desodorante. 

De un desodorante a un himno noventero: La historia detrás de “Smells Like Teen Spirit”
Kurt lo veía como un slogan muy fuerte y atractivo, pero también fue parte de lo que Kathleen le escribió en la pared del motel donde se quedaba Kurt.

En agosto de 1990, Kurt Cobain y Kathleen Hanna de Bikini Kill, estaban cerca de un centro para adolescentes embarazadas en Olympia. La clínica, en vez de ofrecer abortos, era un centro pro-vida que invitaba a las jóvenes a quedarse con sus bebés pues, si hacían lo contrario, podrían terminar en el infierno. 

“Debido a que Kurt y yo éramos unos feministas bastante molestos en los 90, decidimos que íbamos a hacer un pequeño servicio público en la noche. Bebimos nuestro Canadian Club y él veía mientras yo cruzaba la calle y escribía “Fake abortion clinic everyone” (una clínica de abortos falsa). Era un poco pragmático y él era más creativo así que escribió con letras rojas enormes “God is King” (Dios es rey)”,  contó en 2010 Kathleen antes de hacer un cover a la famosa canción de Nirvana.

Más tarde esa noche, muy borrachos, regresaron al motel de Kurt y mientras él estaba durmiendo, Kathleen agarró un marcador y escribió: “Kurt smells like Teen Spirit” (Kurt huele a desodorante Teen Spirit) en toda la pared… Esto como referencia a Tobi Vailbaterista de Bikini Kill, con quien Kurt solía salir y que usaba el desodorante de Teen Spirit, el cual era bastante famoso en esos días y que además, según Kathleen, había sido como la esencia con la que Tobi había marcado a Kurt. 

El síndrome de Estocolmo y EL riff 

Una vez ya con la idea, o al menos, el título de una canción, faltaba ese poderoso riff con el cual abre la canción y que se mantiene de principio a fin. Según cuenta la historia, meses después de que pasara lo de la borrachera y unas semanas antes de la grabación de Nevermind, Kurt comenzó a tocar un riff de guitarra que Krist Novoselic pensó que era bastante tonto. Pero Kurt, como bueno que era, castigó a toda la banda al hacer que tocaran ese riff una y otra vez por una hora y media. Después de sufrir el síndrome de Estocolmo, a Krist comenzó a gustarle el riff y sugirió que redujeran la velocidad. Con esto hizo que esos carraspeos se convirtieran en el inicio de “Smells Like Teen Spirit” que terminaron con el toque final de Dave Grohl tocando la batería de una manera muy poderosa.

La obsesión de Kurt Cobain con los Pixies

Más allá de todas esas cosas que ocurrían a la juventud como la falta de control de armas entre los jóvenes —un mal que actualmente sigue aquejando a la comunidad estadounidense—, la represión que vivían los jóvenes en esa época no solo social, sino mental. El auge de la televisión y el contenido basura, el manejo de información, Kurt buscaba algo más, algo a quien rendirle tributo y que realmente tuviera significado. Al menos así lo dejó ver en una entrevista en 1994, cuando dijo: 

“Estaba tratando de escribir la última canción pop. Básicamente, estaba tratando de arrebatar algo de los Pixies. Conecté con esa banda tan fuerte, que debí haber estado con ellos, o al menos en una banda de covers a los Pixies”. 

Y si la escuchas bien, “Smells Like Teen Spirit”, sí suena un poco a “Tame” de Pixies, pero mucho más sucia. El riff de los Pixies es desesperado, no tiene ninguna base ni fin, solamente suena para ir acorde a ese bajo que le da el paso a toda la canción, mientras que lo de Nirvana era algo completamente consciente, con toda la intención de mostrar molestia y revolución. 

Grabado con un demo que apenas y se escuchaba porque fue grabado con un volumen alto, la banda le envió el demo a Butch Vig —una de las mentes detrás de Garbage y productor de Gish (1991) y Siamese Dream (1993) de Smashing Pumpkins— y, a pesar de lo mal que se oía el audio, vio potencial en la canción e invitó a Nirvana a re-grabarlo. De ahí, 14 días después salió el Nevermind,segundo material de estudio de la banda que rápidamente se colocó en los listados de popularidad con canciones, además de la de “Smells Like Teen Spirit”, como “Lithium”, “Come As You Are”, “Polly” y “Drain You”. 

Checa también

No Mercy

No Mercy – Where Do You Go

No Mercy es un grupo de pop y música latina formado por Frank Farianen Florida en 1995, consistiendo su actual formación en Marty Cintron ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*